La expedición del Duque de Alba

30 Jun

En 1567, una revuelta en Flandes que se había saldado con la quema de iglesias, destrucción iconoclasta de imágenes sagradas y graves desórdenes públicos por masas descontroladas provocó una implacable expedición de castigo por parte de Felipe II, que ordenó al Duque de Alba liderar a sus tropas desde sus territorios italianos hasta las zonas conflictivas a fin de someter  sin contemplaciones a los rebeldes.  Los condes de Egmont y Horne, líderes de la sublevación, fueron ejecutados públicamente al año siguiente.

El recorrido de este poderoso ejército bordeando territorio francés levantó cierta suspicacia en Catalina de Médicis, que temiendo una invasión ordenó el refuerzo de las guarniciones de las zonas fronterizas con 6000 mercenarios suizos.

Este ejército suizo prestó un gran servicio a la corona:  los hugonotes franceses, con vínculos con los sublevados de Flandes ya que el Conde de Horne era primo de Coligny, habían preparado una conspiración para secuestrar a Carlos IX durante una partida de caza, lo que había obligado al rey y a su madre a refugiarse en la ciudad de Meaux.   Rodeados por rebeldes hugonotes, la vuelta a París no habría sido posible sin la protección de los suizos.

400px-Egmont_&_hoorne

Estatua dedicada a los Condes Egmont y Horne en Bruselas.
Fotografía del autor Jahoe, cedida bajo Licencia Creative Commons.

El “Grand Voyage”

24 Jun

En agosto de 1563 Carlos IX fue proclamado mayor de edad, con tan solo trece años,  en el Parlamento de Rouen,  decisión a la que se opuso el Parlamento de París, que se negó a secundarla.  A fin de imponer la autoridad del joven rey, Catalina resolvió emprender una gira por todo el país, que se extendió desde enero de 1564 hasta mayo de 1566.

Una de las etapas estelares de este recorrido fue Bayona, donde se produjo el encuentro de Catalina con su hija Isabel, reina de España, a la que Felipe II había enviado en misión diplomática acompañada del Duque de Alba.  Para festejar este evento se organizó un banquete del que Abel Jouan, miembro del servicio de la comitiva real y autor de una crónica del viaje, hizo la descripción siguiente, de la que improviso una traducción siguiendo el texto que consta en una nota a pie de página de una edición antigua de las Memorias de Marguerite de Valois:

“El sábado 23 de junio de 1565, sus Majestades ofrecieron un banquete a los Señores y Damas de España en una isla, que dista de Bayona aproximadamente una legua; de tal modo que todos los asistentes fueron conducidos a ella en barcas y barcazas, suntuosa y magníficamente aparejadas;  y durante la travesía se tuvo el placer de ver nadar y combatir en el mar, ballenas, tortugas, caballos, lobos, tritones y otros animales semejantes y monstruos marinos considerablemente bien representados al natural.  El banquete fue uno de los más espléndidos y suntuosos del que exista recuerdo humano; ya que además de la rareza y delicada preparación de las viandas, todo el servicio fue a cargo de Gentilhombres y Doncellas disfrazados de pastores y pastoras muy rica y graciosamente  vestidos”.

Conclusión: una inolvidable verbena sanjuanista “de Estado”.   El escenario de esta historia fue la isla fluvial hoy denominada Île de Lahonce  que, como cabía esperar, ha pasado a formar parte de un típico itinerario turístico.

Mémoires de Marguerite de Valois, ed. de M. Cuchet (París, 1789), p.151.

Muerte del segundo Duque de Guisa

17 Jun

La intransigencia del bando católico y de la ciudad de París contra los hugonotes, así como el temor a una posible acción militar contra Francia por parte de Felipe II hacía imposible cualquier intento de Catalina para intentar alcanzar una paz negociada.  Pero en febrero de 1563,  el asesinato del Duque tras una inspección de campo durante el asedio de Orléans dio un vuelco a la situación.    La Casa de Guisa imputó la autoría intelectual del crimen al Almirante Coligny, que negó rotundamente su implicación, jamás probada, e incubó un afán de venganza  que una década más tarde cristalizaría en la masacre de San Bartolomé.  Guisa y Coligny habían sido amigos en su juventud pero la conversión de éste último al calvinismo había erigido entre ellos una muralla de incomprensión.

Catalina tampoco quedaba exenta de la sombra de la sospecha ya que había manifestado al embajador veneciano su convencimiento de que Guisa era un obstáculo para acabar con el estado de guerra.   Sea como fuere, se procedió como cabía esperar a la ejecución pública del autor material de los hechos, a unas espectaculares honras fúnebres para el asesinado y, poco después, a la promulgación del Edicto de Amboise, que garantizaba a los hugonotes ciertas libertades de conciencia y culto.

Retrato de Gaspard de Coligny conservado en el Rijksmuseum de Amsterdam

 

Abril de 1562: el inicio de la guerra abierta

12 Jun

La masacre de Vassy marca el punto de inflexión a partir del cual el desorden público es de tal calibre que ya no le es posible a Catalina de Médicis continuar con su política de intento de conciliación entre facciones opuestas.  Además  su seguridad personal depende de la protección militar que únicamente puede proporcionarle el Duque de Guisa, el cual cuenta con el apoyo de Montmorency y de la ciudadanía de París.  Catalina y su hijo se ven obligados a dejar Fontainebleau e instalarse en París.

Por su parte, Condé huye de la ciudad y consigue reunir un ejército y la adhesión a su causa del Almirante Coligny.  En abril de 1562 los hugonotes se apoderan de la ciudad de Orléans, lo que marca el inicio de la guerra abierta de religión.  Otras importantes ciudades como Rouen y Lyon fueron asimismo prontamente sometidas al dominio hugonote.

Como suele ocurrir en toda contienda civil dentro de un mismo estado, las potencias extranjeras intentan obtener rédito de la situación. Catalina ha de recurrir al Papa, a Felipe II y al Duque de Saboya.  Isabel I de Inglaterra apoya a los hugonotes con la esperanza de recuperar Calais.

Es realmente incalificable que, considerando lo que nos enseña la historia, algunos se atrevan en España, en pleno siglo XXI y disfrutando de democracia en un estado de derecho,  a promover enfrentamientos banales y a utilizar la ofensiva terminología de “internacionalización de conflictos” como táctica oportunista para defender unos intereses de casta en detrimento del interés general.

Resumen cronológico: 1519 a 1561

31 May

A modo de recapitulación de lo relatado hasta ahora inserto un enlace a una línea de tiempo que resume someramente los principales acontecimientos desde el nacimiento de Catalina de Médicis hasta la última entrada correspondiente al episodio de la masacre de Vassy, lo que abarca el período desde 1519 a 1561.

La masacre de Vassy

26 May

Pronto un grave incidente vendría a empeorar la situación.  En marzo de 1562, encontrándose el Duque de Guisa de vuelta hacia París tras haber visitado a su madre en sus dominios de la región de Champagne, coincidió con un numeroso grupo de hugonotes reunidos en asamblea pública en la ciudad de Vassy, cuyos ruidosos cantos en un local adyacente a la Iglesia y durante la celebración de la misa fueron interpretados por el séquito ducal como una provocación, lo que acarreó finalmente su salida del recinto.   Tras recibir una pedrada en la cara que le lanzó algún manifestante descontrolado, el Duque ya no consiguió controlar a sus acompañantes y el incidente se saldó con una masacre en toda regla.  Según nos refiere R.J. Knecht, el balance fue de 74 hugonotes muertos y 104 heridos.

Es importante no confundir a François, apodado Le Balafré (caracortada), el Guisa de esta historia y al que podemos ver en el enlace anterior, con su hijo Enrique, el ambicioso aspirante a la mano de Marguerite de Valois,  al que también se hace referencia como Balafré, lo que induce a confusión entre ambos.  Enrique de Guisa, que aparece al final de esta entrada, pertenece a la siguiente generación y se erige como el gran rival de Enrique III, el tercero de los  hijos de Catalina que accederá al trono Francia en 1574 tras la muerte de Carlos IX, que será a su vez sucedido por Enrique de Navarra.   Los tres Enriques y Marguerite son de la misma edad y se verán envueltos en otra masacre aún más contundente: la de la noche de San Bartolomé.  Pero no avancemos acontecimientos.

Enrique, 2º Duque de Guisa

Enrique, 3er Duque de Guisa – Retrato de Dumonstier

Enrique III, según  retrato de Dumonstier

Enrique III , según retrato de Dumonstier

El conflicto interminable

20 May

La controversia religiosa impregnaba toda la sociedad de la época y, como es lógico, los hijos adolescentes de Catalina de Médicis tampoco podían sustraerse a ella.  Es evidente que los Guisa no podían ver con buenos ojos la influencia del almirante  Coligny sobre Carlos IX, al que este último incluso llegó a llamar “padre” durante una temporada aunque posteriormente se decantaría por demostrar ostentosamente un catolicismo ferviente.

Inevitablemente el conflicto pesaba también sobre estos jóvenes, sometidos a todo tipo de presiones e influencias y, como cabe esperar en los adolescentes, con reacciones alternas y más o menos violentas en uno u otro sentido según el momento o el intento de manipulación al que se vieran puntualmente  sometidos.  Marguerite de Valois nos refiere en sus memorias cómo su hermano Enrique, reaccionando contra los Guisa, pasó por una marcada etapa de inclinación protestante en la que llegaba incluso a arrojar al fuego sus libros de oraciones y las lágrimas que le causó este incidente.   Marguerite tenía entonces ocho años y no es difícil imaginar el terrible disgusto de una niña de esa edad  aficionada a la lectura a la que un hermano en la edad del pavo acaba de destruir acaso su más preciado tesoro, probablemente algún libro de horas bellamente iluminado.

Los Estados Generales y la cuestión religiosa

13 May

El reinado de Carlos IX se inauguró con la apertura de Estados Generales en Orléans, en los que el debate sobre la cuestión religiosa fue especialmente encendido.  El almirante Coligny, sobrino del Condestable Montmoréncy y secretamente convertido al calvinismo, había apoyado el derecho de libre reunión para los hugonotes.   Su posicionamiento fue vivamente atacado por el representante de la Iglesia, que replicó que merecía la consideración de hereje cualquiera que presentara solicitudes en favor de herejes.

En esta primera etapa de su regencia, Catalina creía todavía en la posibilidad de conciliación de los diferentes puntos de vista en materia de religión y prefería buscar apoyo en humanistas moderados como el católico Michel de l’Hôpital y cortesanos como el propio Coligny, que le servían de freno contra el radicalismo de los Guisa.  Así pues, resistiendo además la presión de su poderoso yerno  Felipe II en el sentido de que no cediera ni un ápice a las exigencias de los protestantes y denegando a la vez la posibilidad de acordar el derecho de estos últimos a la libertad de culto, optó por renovar el Edicto de Tolerancia que permitía su práctica en privado.  En la práctica, la situación de reino seguía siendo altamente inestable, con enfrentamiento abierto entre Navarre y los Guisa y radicalización del Parlamento de París, que ordenó la destrucción de casas de hugonotes.

La coronación de Carlos IX tuvo lugar en Reims el 15 de mayo de 1561.

Música de la corte

8 May

Este enlace  da acceso a una selección que nos permite recrear el ambiente musical de las cortes de Carlos IX y Enrique III.

Entre los compositores que aparecen en la misma, cabe destacar que Joachim Thibault de Courville desempeñó el cargo oficial de intérprete de lira al servicio de Carlos IX y que es el fundador en 1570, junto con el poeta Jean-Antoine de Baïf, de la primera Academia de Poesía y Música.

http://magnatune.com/artists/albums/orinda-airs/

Las profecías de Nostradamus

30 Abr

Nostradamus1

Según indica Hugh Ross Williamson en su monografía sobre Catalina de Médicis, Michel de Notredame, más conocido como Nostradamus, había tenido acceso a la corte desde 1555, al ser requerido para elaborar los horóscopos de los niños de la familia real.

Al fallecer Francisco II, parece que Catalina habría convocado una sesión astrológica de carácter urgente en el castillo de Chaumont y que durante la misma el famoso vidente habría predicho con exactitud el futuro reinado de Carlos IX por un período de catorce años, su sucesión por Enrique III durante los quince años siguientes y, finalmente, la extinción de la dinastía Valois y el acceso al trono de Francia de Enrique IV de Navarra.

Desconozco las fuentes en que se basa dicho autor para entrar en detalles como el uso de círculos mágicos y espejos preparados para la ocasión con extrañas inscripciones en sangre de palomo, espejos en los que supuestamente habrían ido apareciendo las visiones y no puedo menos que manifestar mi extrañeza ante semejante relato.

Acerca de la Etica

De qué va esto

Blog dedicado a la vida en la corte de Catalina de Médicis

Redescrubriendo

Las humanidades para inexpertos

Orígenes

Antigüedad y Humanidades

Los Sofistas del siglo XXI.

Un mundo de sabiduría y conocimiento

CARLOS V DE LAREDO A YUSTE

En el año 1556 el Emperador Carlos V llegaba a el puerto cántabro de Laredo. Desde allí y cruzando por Castilla llegaría al Monasterio de Yuste

El camino hacia la sabiduría.

Este blog ha sido creado con el fin de aprobar la asignatura de TIC.

arteymitologia

Descubrir la mitología en el arte

vinovidaverso

A great WordPress.com site

ciao misantropía

Una mirada positiva de la Humanidad

SAPIENCIAS GRECOLATINAS

Una incursión por el mundo de la cultura clásica

unirhistoriaantigua

historia antigua y medieval. by J. Antonio Fernández

Isla de Circe

Blog dedicado a la vida en la corte de Catalina de Médicis